Tecnología OLED: lejos de desaparecer

La iluminación OLED (Organic Light Emitting Diode) en los últimos años ha crecido gracias a las investigaciones en el campo de la electrónica aplicada a iluminación.

Aunque la carrera tecnológica plantea una contienda entre la iluminación LED y OLED, la realidad es que se trata de tecnologías con aplicaciones diferenciadas y el desarrollo que han experimentado en los últimos años no pretende sustituir la una con la otra, al menos en la industria de iluminación.

Hablando de aplicaciones luminosas, la tecnología OLED es complementaria a las posibilidades de los diodos LED.

Los OLED son pequeños paneles planos que emiten una luz uniforme a través de una superficie plana, están constituidos por semiconductores, a través de una o varias capas de ellos circula la corriente eléctrica. Además de la forma, la diferencia entre los OLED y los LED es que los primeros se crean por semiconductores orgánicos que reaccionan a una estimulación eléctrica generando y emitiendo luz por sí mismos, mientras que a los LED se componen de materiales inorgánicos, en especial metales pesados.

Las características que hacen del OLED un material versátil en la iluminación es su naturaleza fina y plana que permite integrar la luz en formas que resultan imposibles de lograr para otras fuentes luminosas; su estructura flexible hace que pueda adaptarse en distintas formas y materiales. Además no necesita retroiluminación, lo que genera un menor gasto energético y es libre de mercurio, siendo más amigable con el medio ambiente.

Ante estas características es que la iluminación OLED ha empezado a cobrar importancia dentro de la industria. Las áreas donde se pronostica un mayor crecimiento y aplicación están en la arquitectura interior, especialmente en hospitalidad y comercio; seguido por la industria automotriz.

Con un valor aproximado de 153 millones de dólares en 2017, se prevé que el mercado crecerá a 2,500 millones de dólares en 2027, sin embargo, su crecimiento será muy lento durante 2019 y 2020, donde las ventas a nivel mundial se mantendrán por debajo de los 200 millones de dólares a nivel mundial. El lento crecimiento es debido a que aún son elevados sus costos de fabricación, aunque se espera que bajen alrededor del 40% en los próximos 7 años.

No es difícil imaginar un sistema híbrido que integre iluminación LED y OLED. Sin embargo, de acuerdo con el Departamento de Energía de los Estados Unidos, la tecnología OLED aplicada en iluminación ofrece un potencial de posibilidades muy diversas más allá de las lámparas convencionales, desde aplicaciones para recubrimientos arquitectónicos luminosos hasta mobiliario y superficies luminosas.

Con información de Idtechex y Ledinside.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.